Mi primera Chinchilla

La chinchilla, que animal más fantástico. Es un animal muy fácil de cuidar y no necesita ningún tipo de vacunas o tratamientos, es  muy limpio y no desprende ningún tipo de olor corporal. Su peso oscila alrededor del medio quilo, su salvaje color es muy atractivo y su pelo es de lo más suave. Es un animal que encaja con diferentes perfiles, pero es ideal para niños. Ideal porque tiene un pelo suave que los fascina, un carácter dócil que les permite acariciarlos con facilidad y su cuidado es verdaderamente fácil. De ese modo son los mismos  niños los que se pueden encargar totalmente de su cuidado, aprendiendo también a ser más responsables. Pero para mantener su pelo suave, su color salvaje y su carácter dócil es necesario tener la chinchilla en una jaula de un tamaño adecuado y con los accesorios necesarios, junto a una limpieza adecuada.

Conviene que los estantes de la jaula sean de madera y es conveniente que haya un poco arena para que su pelo se mantenga suave y brillante. También es necesario que la jaula le permita moverse y sentirse más libre, de ese modo su carácter será más agradable aún. Periódicamente también sería favorable la aplicación de Zerobakter, un producto de Voltregà, que sirve para desinfectar las jaulas y mejorar la salud y el confort de nuestra querida chinchilla.