Mi primer conejo

Como en el caso de cualquier otra mascota, antes de proceder a adquirir un conejo enano (o cualquier otro animal), debemos plantearnos las ventajas e incovenientes de los mismos y recapacitar sobre si se adecua a nuestro entorno y posibilidades. Si al final hemos decidido que tenemos tiempo y posibilidades de adquirir una mascota, asumiendo todas las responsabilidades que eso conlleva, deberemos inclinarnos por uno u otro tipo.  

Es importante controlar su ingesta diaria de alimentos ya que en muchos casos acaban sobrealimentados. Una dieta equilibrada y moderada, basada en pienso para conejos y heno, así como de vez en cuando un poco de fruta o verdura es la mejor recomendación para que tu conejo esté en las mejores condiciones.   El conejo enano hace sus necesidades en una bandeja, como la de los gatos, con serrin o cilindros prensados.  Pero para enseñarles, los conejos no se comportan como perros y gatos, no sirve de nada que les riñas y nunca debes pegarles porque te huiran.   Una forma de enseñarles es mojando un papel con su orina y dejándolo en la bandeja.

Por último, los conejos enanos suelen ser mucho más activos que los conejos de razas más grandes, por lo que una jaula de un tamaño apropiado para que pueda desarrollar una correcta actividad física es fundamental.  Normalmente se dice que la jaula debe ser de al menos 6 veces el tamaño del conejo. La jaula  no debe tener barrotes en el fondo porque tienen las patas delicadas y se producen heridas con los mismo, y si los tienen, debemos tener la precaución de cubrirlos con paja, o algo similar para que no estén en contacto directo con ellos.  En principio al conejo solo le hace falta la jaula con suelo liso, sin nada mas y un esquinero donde hacer sus necesidades, un bebedero, un comedero para el pienso y si los encontrais, un dispensador de heno.